Skip to main content

Conoce nuestras Dehesas

Nuestras más de 5.500 hectáreas propias de Dehesas Extremeñas crían exclusivamente cerdos de tronco ibérico y se localizan en zonas castizas de encinares en Olivenza, Badajoz y Sierra de San Pedro. Todas ellas sobre un inacabable mosaico de pastizal, que muestra todos los matices del verde en otoño e invierno (coincidiendo con el engorde final de nuestros cerdos ibéricos durante la montanera y alimentándose de bellotas y pastos naturales), aparece multicolor en primavera, su estación más agradecida o se cubre de ocres, amarillos y pardos en verano. Su estación más hostil.

Por qué escogernos? La excelencia en nuestros productos”

Porque en Dehesa del Conde cuidamos nuestros productos desde la base. Somos ganaderos con una larga y fructífera trayectoria. Nuestra selección genética ha sido galardonada con innumerables premios en las mejores ferias del sector. ( mejor lote de madres, mejor madre reproductora, mejor lote de primales….).

A la mejor materia prima ganadera, le sumamos más de 5500 hectáreas propias de Dehesa Extremeña donde criamos nuestros cerdos ibéricos, en total libertad, con una alimentación natural a base de cereales y leguminosas que nosotros mismos cultivamos para cuidar hasta el último detalle.

Durante el otoño-invierno llega el gran momento de la montanera donde los cerdos ibéricos se alimentan exclusivamente de bellotas, pastos y demás recursos naturales a su alcance.

En nuestra búsqueda por la ” Excelencia” quisimos cerrar el ciclo. Partiendo de la mejor materia prima posible, ahora les toca a nuestros maestros jamoneros dar ese toque artesanal a los jamones, paletas y embutidos ibéricos , con una lenta maduración en nuestras bodegas naturales que le conceden ese aroma y sabor inconfundibles. Sabor “DEHESA DEL CONDE”.

La “EXCELENCIA”  de nuestros productos se basa en el control y realización de todo el proceso. La propiedad de las granjas, la selección de cochinos y fundamentalmente las dehesas, nos permiten mantener la calidad y homogeneidad exigida por los mejores paladares.

Un deleite para los sentidos.